Beverly Hills, de cumpleaños a bordo de un Ford Mustang

marzo 20, 2014

El barrio de Los Ángeles donde duerme Hollywood celebra un siglo de vida. En los 60’ sufrió un gran impacto con la llegada del primer ‘pony car’, que este año cumple 50 años. Doble aniversario significativo para ambos iconos americanos

Beverly Hills es sinónimo de estereotipos: cine, glamour, celebrities, ricos y famosos… Pero tiene algo más. El lujoso y residencial barrio de Los Ángeles, que ha cumplido 100 años el 28 de enero pasado, también obliga a pensar inmediatamente en coches. Si hacemos un repaso por su centenaria vida, un emblema de la industria automotriz también lo define como pocos. El Ford Mustang está asociado a su esencia a lo largo de las décadas. Y, curiosidades del destino, este año también celebra un más que significativo aniversario: el próximo mes llegará a los 50 años desde su lanzamiento en el mercado.

Desde su fundación, las raíces e historia del distrito de las célebres palmeras ha estado vinculado al mundo del motor. Historiadores y escritores (como Nancie Clare, en su libro reciente ‘In the Spirit of Beverly Hills’ sobre el centenario del barrio, de la editorial Assouline ) así lo expresan. Ya en 1921 era famoso por su mítica pista de madera, donde hoy se levantan fastuosas mansiones. Allí corrían prototipos pioneros de Ford. Pero sin duda, el ‘pony car’ de la marca, que desembarcó en Los Ángeles a mediados de la década del 60, causó una auténtica revolución. El éxito llegó de inmediato y era previsible: tanto el cine como el Ford Mustang son dos elementos que conforman la génesis de la iconografía americana.

A partir de entonces, ya nada fue igual, ni para el Ford Mustang ni para Beverly Hills. Hollywood encumbró al coche, y el coche ‘sacó a pasear’ a todas sus estrellas. Debutó en ‘Goldfinger’ al poco tiempo de su nacimiento. Pero fue Steve McQueen en ‘Bullit’ (en 1968) quien decidió que el automóvil conformara para siempre un elemento recurrente de sus recordados filmes de acción. Después llegó Clint Eastwood (‘Ejecución inminente’), Harrison Ford (‘Departamento de homicidios’) Morgan Freeman (‘Ahora o nunca’) y tantos y tantos otros que le hicieron cada vez más célebre en los grandes estudios (y en las calles). Así hasta la actualidad. Observar el crecimiento de Beverly Hills es también comprobar cómo ha ido evolucionando el coche. Es imposible no asociarlo al paisaje de Rodeo Drive, con su andar deportivo y personal. Y habrá muchos más motivos para celebrar, por partida doble: la sexta generación del Ford Mustang, que llegará en breve, se prepara para seguir eclipsando a esta pequeña gran urbe americana, tan ‘snob’ como cautivadora.