¿Cómo llega un Ford Mustang a la planta 86 del Empire State?

Abril 22, 2014

Ford lo ha vuelto a hacer. Hace 50 años, el Ford Mustang celebraba su lanzamiento a 300 metros sobre las calles de Manhattan. Y para su aniversario, el Ford Mustang ha subido de nuevo en los ascensores del Empire State Building.

La hazaña no era sencilla. Han sido necesarias seis semanas de preparación, algo de artesanía tradicional y una toma de medidas de lo más rigurosa para cortar un Ford Mustang 2015 descapotable y meterlo en los ascensores del Empire State. Una vez en la terraza del piso 86, era necesario ensamblar las piezas en apenas 6 horas (el tiempo en que cierra el mirador de la planta 86 al público) para que el Mustang pudiera ser admirado a las 8:00 de la mañana del día siguiente. “Antes de enviar las cajas a Nueva York, el equipo estuvo varios días practicando el proceso completo de ensamblaje –cronometrando todo al minuto– muy parecido a NASCAR o a un equipo de Fórmula Uno”, cuenta Dave Pericak, ingeniero jefe de Mustang.

int4

Así, cuando llegó la hora de su 50 cumpleaños el día 16, el nuevo Mustang 2015 Triple Yellow descapotable lucía flamante ante la atónita mirada de los espectadores. Listo para ser contemplado durante dos días y para ser desmontado de nuevo el viernes 18 de abril.

¿Y por qué en ascensor? ¿Por qué tantas molestias? “Cuando nos sentamos para planificar esto a mediados de febrero, todo el mundo se dio cuenta muy rápidamente de que se necesitaría algo de artesanía tradicional para poder subir este coche a más de mil pies sobre las abarrotadas calles de Manhattan”, decía George Samulski, gerente de fabricación de diseño de Ford Norteamérica. “La terraza está demasiado alta como para llegar a ella con una grúa desde la calle, y la punta de la torre que se alza a más de 130 metros sobre la terraza imposibilita el acceso con helicóptero”.

int2

Como preparación para este evento de 2014, el equipo trabajó con la carrocería de dos prototipos previos del Mustang descapotable. El coche que finalmente viajó a Nueva York estaba completamente rebajado y con la superficie limpia para asegurar un aspecto perfecto antes de que fuera seccionado y pintado. Han sido necesarios dos ascensores distintos y el montacargas del Empire State para llegar del muelle de descarga a la terraza del mirador. Para meter el Mustang allí, no solo había que tomar todas las medidas de forma precisa, sino que había que pensar también en el peso admitido por cada uno de los ascensores.int5