Descubre de la forma más cercana la innovadora planta Ford de Almussafes

octubre 8, 2015

Han pasado casi 40 años desde que Henry Ford II inauguró la fábrica de Almussafes en Valencia. Un momento importante y clave en la industria del automóvil en España. Ahora, las cámaras de Social Ford se cuelan en este importante complejo lleno de innovaciones y tecnologías de nueva generación para enseñaros el proceso de montaje desde una nueva perspectiva que os resultará muy cercana.

La fábrica de Ford en Valencia es una de las más avanzadas, flexibles y productivas en el mundo, y su ritmo de producción actual va camino de las 400.000 unidades a finales 2015. “Nuestras instalaciones de Valencia se han convertido en un referente para el sector en cuestión de flexibilidad, productividad e innovación en calidad de fabricación”, asegura Barb Samardzich, directora de operaciones de Ford Europa. “Es increíble, y me atrevo a decir que nunca antes se había visto que una berlina como Ford Mondeo Vignale destinada al segmento tan exclusivo como el premium, se fabrique en la misma línea de montaje que un SUV como el Kuga o un vehículo comercial como la Transit Connect”, destacó Samardizich.

Cada vehículo que sale de las líneas de producción de Valencia es sometido a un exhaustivo proceso de control de calidad. Uno de los puntos finales, y que más llaman la atención a quienes visitan la fábrica es el circuito de “traqueteo y chirridos”, unas instalaciones de 300 metros que ayudan a los ingenieros a comprobar que todas las piezas encajen de manera ajustada y segura, evitando así los ruidos que genera el propio vehículo o que proceden de la calle. El objetivo es la máxima insonorización que un vehículo como el Mondeo Vignale merece.

Igualmente, cuenta con un sistema de cámaras digitales que identifican los defectos de pintura con los que sale el coche de la línea de fabricación, un sistema de pruebas de audio y un circuito de pruebas virtual para evaluar los sistemas de asistencia al conductor. Estas son algunas de las pruebas pioneras que se llevan a cabo en Almussafes.

En el siguiente vídeo que os mostramos aquí debajo, podéis disfrutar de forma detallada y cercana, del proceso de fabricación de cada uno de los automóviles y comerciales que salen de la fábrica valenciana.

 

 

El proceso de fabricación

Llegados a este punto, os preguntaréis, ¿cómo se fabrican aquí los coches? Todo comienza con el chasis. Unas gigantes planchas de acero – de 2000 toneladas de peso– se encargan de configurarlo. Posteriormente se le ensambla el esqueleto: puertas, capós y demás piezas de unión. Robots guiados por láser serán los encargados de unirlas con unas fijaciones totalmente novedosas. Unos rodillos gigantes confeccionados con plumas de emú, un ave originaria de Oceanía similar al avestruz, limpian cuidadosamente los vehículos de todo tipo de partículas adheridas antes de ser pintados. El resultado final ha de ser óptimo.

Ahora hay que darle color al chasis. En el proceso de pintura, más de 50 robots trabajan de manera autónoma en el proceso. Cada futuro coche tiene un código de barras que sirve para que en un mismo túnel los robots pinten coches de todos los colores disponibles. Después se seca todo en un horno a 180º grados centígrados.

Una vez se seca la pintura, llega el momento de añadir el motor y la transmisión, lo que ya permitiría al coche cumplir con la función de transportar a personas y mercancías. Los siguiente pasos son las lunas los asientos, y el salpicadero, y por último se añaden las puertas. En cada fase del proceso de montaje, el Sistema Liderazgo de Calidad de Ford revisa constantemente cada vehículo.

Un signo distintivo de la fábrica de Ford es el Quality Center, especialmente destinado para la producción de la gama alta Vignale, que ofrece acabados de calidad superior y especificaciones exclusivas. Cada modelo, separado de la fase final de la línea de producción, está supervisado por un equipo de seis personas, a las que se puede considerar artesanos de la fabricación por el toque final que dan a cada vehículo, un proceso en el que tardan unas 120 horas. Una vez esto concluye, se añade un último escalón en la fabricación de los modelos Vignale por el que un equipo distinto analiza, lupa en mano, el acabado de cada vehículo. Así, encontramos hasta cien controles adicionales de calidad que en un Mondeo convencional.

Innovación, productividad y diseño, son los mejores calificativos que puede tener la fábrica de Almussafes. Un referente para la economía, la industria y el empleo en España.