Dos niños sorprenden al mundo del motor con una idea brillante para ahorrar agua

marzo 23, 2018

¿Cómo no se le había ocurrido a nadie antes? Esto se preguntan Lara y Daniel Krohn, dos hermanos de 9 y 11 años que han conseguido el primer premio en un concurso regional de ciencias. Su éxito no es de extrañar, la innovadora idea de los pequeños podría ayudar a ahorrar miles de millones de litros de agua.

¿Cuántas veces has querido limpiar la luna delantera del coche y te has encontrado sin agua en el depósito? Esto fue lo que le ocurrió a Gerd, el padre de Daniel y Lara, el pasado verano cuando viajaba con toda la familia y les sorprendió un fuerte chaparrón. Fue entonces cuando los dos hermanos cayeron en la cuenta de que el agua que apartaban los limpiaparabrisas podría recogerse y reutilizarse.

“Fue un auténtico chaparrón. Había agua por todas partes, menos en el depósito del limpiaparabrisas. Mi hermana y yo pensamos que esto era muy divertido y, de repente, la respuesta nos pareció obvia: reutilizar el agua de lluvia”, así lo recuerda Daniel. Lo que los hermanos no se imaginaban en ese momento era que su brillante idea ganaría un concurso local de ciencias y que los ingenieros de una compañía automovilística, Ford, se ofrecería a instalarla a tamaño real en uno de sus vehículos de pruebas, el Ford S-MAX.

Por su parte, la hermana menor, Lara, afirma que “no podíamos creer que nadie hubiese pensado en ello antes. Para probarlo, desmontamos nuestro camión de bomberos de juguete, le pusimos la bomba a un coche de juguete y lo probamos dentro de un acuario. Después añadimos un sistema de filtrado para asegurarnos de que el agua estuviese limpia. Funcionó muy bien”.

Agua de lluvia parabrisas

 

En cinco minutos, depósito del limpiaparabrisas lleno

La idea de los hermanos Krohn es perfecta para adaptar a los nuevos modelos automovilísticos y ahorrar agua, pues cada vez cuentan con más sensores y cámaras que deben mantenerse limpios. Los ingenieros de Ford están trabajando en diferentes métodos para recoger el agua a través de la condensación y la lluvia, además de un método capaz de filtrar la humedad del aire para convertirla en agua potable. Theo Geucke, supervisor de Equipamiento de Chasis Exterior de Ford Europa, comenta que “la idea de Daniel y Lara lleva décadas en las narices de los conductores, y ha hecho falta que un momento de ingenuidad lo haga realidad. En menos de cinco minutos de lluvia, el depósito del limpiaparabrisas se llena completamente”.

“¡Qué idea tan brillante!”, comenta la directora de Waterwise, Nicci Russell, “innovaciones como estas son esenciales para sacar el máximo partido del agua que tenemos. Todos necesitamos cambiar nuestro comportamiento para gastar menos agua, pero también necesitamos nuevas ideas como la de Daniel y Lara”. Y es que, los hermanos Krohn han dado una lección de responsabilidad, dejando más que patente lo fuerte que vienen las nuevas generaciones y, sobre todo, lo comprometidos que están con el medio ambiente, la reutilización y el reciclaje.