El nuevo Ford GT consigue la máxima ligereza gracias a un innovador cristal híbrido

diciembre 30, 2015

Lo que comenzó como un prototipo de tecnología ligera está a punto de convertirse en realidad para los usuarios del Nuevo Ford GT.  El súper deportivo incorporará por primera vez en el sector del automóvil el parabrisas híbrido de Gorilla Glass de Corning, un material más duradero y a prueba de arañazos.

El equipo Ford, cuando recibió el encargo de desarrollar soluciones de vehículo ligeras y que empleasen materiales avanzados, decidió ponerse en contacto con Corning, ya que sus protecciones son de sobra conocidas en el mundo de los dispositivos móviles, y como era de esperar, se iban a ir extendiendo por otras industrias. Una vez se estudió esta tecnología para el prototipo del Ford GT, el equipo entendió que sería una excelente opción utilizar el nuevo cristal híbrido en modelos producidos en serie. Un pequeño grupo compuesto de empleados de los departamentos de compras e ingeniería de Ford y Corning aceleraron el desarrollo de la tecnología para que ésta pudiese ser implantada de manera rápida.

“El Gorilla Glass híbrido es un gran ejemplo de cómo Ford trabaja con sus proveedores para innovar en cada área de negocio. El Ford GT está marcando nuevos estándares en materia de innovación gracias a su rendimiento y su bajo peso, y nos emociona poder explorar otras aplicaciones para esta nueva tecnología”, afirma Hau Thai-Thang, vicepresidente de Compra Global de Ford.

ford-gt

El nuevo cristal híbrido utiliza una técnica multicapa con la siguiente configuración: una capa interna utiliza los niveles empleados en la industria automovilística, una intermedia termoplástica absorbe ruido y golpes y una exterior de vidrio templado hace de tela de araña cuando se produce un impacto. El resultado, un parabrisas y una cubierta trasera de motor aproximadamente un 32% más ligeros que los vehículos de la competencia. La utilización de la tecnología de Corning, buscar mayor protección a los impactos y ralladuras,sin perjudicar el peso general del vehículo. En este tipo de vehículos superdeportivos cada gramo cuenta.

Esta tecnología fue probada sobre piedras y bajo condiciones de construcción extremas, y tuvo que resistir pruebas específicas de proyectiles, vuelcos y túneles de viento. El peso reducido del parabrisas y de la cubierta del motor, tienen un impacto positivo en la aceleración, la economía del combustible y el rendimiento en frenada.  Lo que quizás resulta más importante es el beneficio que conlleva para la conducción, ya que reducir el peso del cristal, se aligera el peso del vehículo contribuyendo así a que sea más ágil.

El uso de este nuevo cristal enfatiza el objetivo de Ford de utilizar procesos de ingeniería innovadores que un día puedan beneficiar a todos los conductores.