El viaje de una vida: la última oportunidad de ver una asombrosa colección de clásicos

junio 26, 2018

No todos los días sale a subasta un Ford clásico, y no digamos más de 220, desde modelos A y T hasta station wagon con paneles de madera y autobuses vintage.

Esta impresionante colección de vehículos -reconocida como la mayor colección privada de Ford clásicos del mundo- conformaba el Museo Den Hartogh, una obra de amor de 50 años para Piet den Hartogh, en los Países Bajos.

El amor de Piet por Ford comenzó después de que su padre comprase un Modelo T en 1924. Más tarde, como adulto, él mismo compró coches, autobuses y furgonetas de todo el mundo, incluyendo una furgoneta de venta de palomitas de maíz, un quitanieve de la policía y un camión que utilizaba madera como combustible.

Lamentablemente, Piet falleció en 2010 y el museo cerró sus puertas al público hace dos años. La familia pensó en poner toda la colección a subasta, con la idea de que estos preciados vehículos encuentren nuevos hogares donde puedan ser tan apreciados como lo han sido en este museo cercano a Amsterdam.

“Sin papá, no es lo mismo”, cuenta Pieter den Hartogh, hijo de Piet. “Mi padre era un hombre apasionado y quería compartir esta pasión con todos. Todos los coches eran una gran parte de nuestras vidas”.

La colección completa fue subastada por Bonhams en Hillegom el 23 de junio. Todos los vehículos que se ofrecieron se vendieron durante la subasta de 10 horas, atrayendo ofertas de todo el mundo. El total de las ventas sumó 6.157.353€. El intercambio de pujas más intenso lo protagonizó un Ford Modelo B descapotable de 1905 que se vendió por 419.750€, más de siete veces su valor estimado, marcando un precio récord mundial.

“Estamos asombrados por el resultado. Una subasta con un 100 por cien de ventas es algo poco frecuente, especialmente si se trata de una subasta con una cantidad tan grande de lotes. Ha sido un placer poder encontrar nuevos propietarios para vehículos que habían sido conservados con cariño durante tanto tiempo”, cuenta Rupert Banner, director de motor del grupo Bonhams y uno de los subastadores.

*Créditos de las imágenes de la galería: Bonhams