El vínculo entre tu coche y tú será más fuerte de lo que imaginas

Abril 4, 2017

Si has tenido un mal día, con tu coche no podrás disimular. El reconocimiento de voz interpretará tu tono y tu expresión facial, y tu vehículo hará todo lo posible para que mantengas un estado de ánimo positivo.

A día de hoy, los coches ya entienden lo que les decimos, pero, ¿te imaginas que fueran capaces de reconocer el estado de ánimo en el que les hablamos? O incluso mejor: que tu coche supiera cómo estás sin decir ni una palabra. En la película ‘Her’, un novedoso sistema operativo llamado Samantha, con la voz de la actriz Scarlett Johansson, comprendía con una precisión asombrosa los deseos, necesidades y estado de ánimo del personaje de Theodore Twombly, encarnado por el actor Joaquin Phoenix. Pues bien, estamos frente a uno de esos casos en los que la realidad superará a la ficción, porque sí, tu coche podrá saber cómo te sientes sin que digas ni una sola palabra.

Se espera que en el año 2020 el 90 por ciento de los automóviles incluyan reconocimiento de voz. Los sistemas más avanzados, equipados con cámaras y sofisticados micrófonos, registrarán pequeños cambios en las expresiones faciales, e inflexiones y modulaciones en su voz. Estos sistemas aprenderán las canciones que le gusta escuchar a su conductor cuando está estresado o, simplemente, cuando prefiera disfrutar del silencio. Además, la iluminación interior también se ajustará al estado de ánimo del usuario.

Fatima Vital, Director de Marketing de Automoción de Nuance Communications, que es socio de Ford en el desarrollo de reconocimiento de voz del sistema de conectividad in-car SYNC, comenta que “estamos en el buen camino para desarrollar un coche empático que podría contarte un chiste para animarte, ofrecerte consejo cuando lo necesites, recordarte los cumpleaños y mantenerte alerta en un largo viaje”. 

El futuro, hoy

Ford ya ha lanzado al mercado el sistema SYNC 3 que permite que los conductores, a partir de este verano, se conecten con Alexa, asistente virtual de Amazon. Con solo decir “tengo hambre”, el sistema de conectividad SYNC 3 te mostrará los restaurantes más cercanos. “El próximo paso será que los conductores no sólo puedan utilizar su lengua materna, hablando con su propio acento, sino también utilizar sus propias expresiones, para generar un discurso más natural”, comenta Mareike Sauer, ingeniero de control de voz del Equipo de Aplicación de Conectividad de Ford Europa.

En la actualidad, Ford lleva a cabo un estudio con la Universidad RWTH de Aachen, para intentar mejorar el procesamiento del habla y minimizar el ruido externo. Además, se cree que en los próximos años, los sistemas de control de voz se podrán dirigir a los conductores con frases como: “Se acerca el Día de la Madre, ¿quieres encargar flores?”. Pero aquí no acaba todo: asentir con la cabeza para contestar una llamada o ajustar el volumen de los altavoces con sutiles movimientos es lo que nos deparará el futuro en nuestros vehículos, gracias al control por gestos y mirada.

Dominic Watt, profesor principal del Departamento de Lengua y Ciencias Lingüísticas de la Universidad de York, afirma que “el coche pronto será nuestro asistente, compañero de viaje y alguien que nos escucha, y podrás hablar de todo y preguntar cualquier cosa, hasta el punto de que muchos de nosotros olvidemos que estamos hablando con una máquina”.

Si quieres saber un poco más sobre el futuro de la interacción con los automóviles, te invitamos a descubrir las novedades que hace unas semanas Ford presentó en el Mobile World Congress de Barcelona, con sus planes y avances en movilidad y conectividad.