Enamorados del diseño de la Nueva Generación Ford Fiesta

Abril 5, 2017

La revolución interior experimentada por la última generación del icónico modelo de Ford fue la excusa perfecta para su primera aparición en sociedad en España.

¿Qué sentimientos afloran cuando entramos en un coche? ¿Qué es lo que hace que estemos más o menos a gusto en su interior? ¿Qué nos enfada u ofusca de su instrumentación? ¿Por qué algunos elementos permanecen durante años en nuestra memoria? Estas y otras muchas preguntas suelen estar presentes a la hora de diseñar el interior de cualquier automóvil, aunque la manera de encontrar respuestas a esas inquietudes es lo que marca la diferencia. Con la nueva generación Fiesta, los ingenieros y diseñadores de Ford han arrancado una nueva etapa respecto al diseño interior. Se trata de un proceso basado en la aproximación científica de los gustos, y las necesidades que expresamos al interactuar con esa segunda piel del vehículo que no valoramos en nuestro primer contacto visual.

No es casual que para la primera aparición en España de la nueva generación del Fiesta, una de las denominaciones más icónicas de Ford, se haya elegido poner el foco en el diseño de su interior. Bajo el título de “New Fiesta Design Workshop”, y en el marco de Fab Lab IED, un laboratorio de investigación y fabricación de diseño industrial, se reunieron en Madrid periodistas de medios especializados y generalistas, y algunos de los máximos responsables del diseño (exterior e interior) de la nueva generación Fiesta.

 

Fab Lab IED generación Fiesta España

‘New Fiesta Design Workshop’ en el Fab Lab del IED en Madrid

 

¿Amor a primera vista?

“Al principio te enamoras del exterior, pero con el que te casas es con el interior”, comenzó diciendo Amko Leenarts, director global de Diseño Interior de Ford. Este holandés con residencia en Michigan repasó a través de varios anuncios, entre los que se encontraba el estreno de Ford en la Super Bowl, la importancia del diseño en Ford, especialmente desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días, poniendo de relieve conceptos básicos en la filosofía de la marca como el intento de que los elementos del interior sean identificables con la idea del hogar o la aspiración de buscar soluciones que hagan la vida más fácil a los usuarios de Ford.

Interior Nueva Generación Ford Fiesta Vignale

Esta nueva generación, es la primera encarnación de una innovadora y revolucionaria estrategia de Ford respecto al diseño interior. La clave es partir desde la experiencia personal y no desde la utilidad de los propios objetos. Así, antes incluso de que nadie comenzase a pergeñar el interior del nuevo Fiesta, un grupo de diseñadores de la marca y de psicólogos especializados evaluaron durante miles de horas cómo interactúa la gente con su coche, cómo usan el espacio interior diariamente, cómo reaccionan ante las dificultades o cuáles son sus anhelos en este aspecto. Una aproximación científica a los sentidos que incluye, además del tradicional feedback verbalizado, herramientas avanzadas, como un software de seguimiento ocular que detecta la relevancia e intensidad de esos sentimientos.

Ford Fiesta Titanium interior

 

Un interior camaleónico

El resultado de todas esas indagaciones se ha plasmado por primera vez en la nueva generación, aunque esa identidad genérica se declina –materiales, accesorios, detalles– en cada una de las versiones que estarán disponibles (Trend, Active, Titanium, ST-Line, Vignale), hasta el punto de que cada uno de ellas expresa su personalidad. Eso sí, la apuesta general por la sencillez y la simplicidad de la instrumentación no puede ser más clara, como cuenta Leenarts, responsable último del resultado: “Hemos evolucionado desde algo más agresivo a algo más amable. Queríamos eliminar complicaciones, que todo fuese fácil de usar. El mayor reto ha sido reducir un 50% los mandos, integrando al máximo todas las funciones y mejorando la usabilidad. La idea era que todo estuviera a mano, evitar la sensación de sentirnos perdidos o que no encontramos algo, porque eso provoca frustración”.

Interior Nueva Generación Ford Fiesta ST-Line

¿Qué pasa cuando se simplifica la botonería de la consola central, se reubican funcionalidades en la pantalla táctil, se dibujan líneas interiores más sencillas y se introducen niveles altos en la calidad percibida de los materiales? “Es evidente que Ford ha conseguido dotar al Fiesta de una imagen más premium”, afirmaba el periodista Pedro Urteaga, que acudía a este workshop en representación de El Mundo. “También se nota en el exterior. Pese a que las cotas han cambiado poco, el nuevo Fiesta da impresión de ser un coche más grande y lujoso, de mejor pisada”.

 

Un Fiesta poderoso

Aunque el foco, en esta ocasión estaba puesto en el interior, Ford no quiso perder esta primera oportunidad de mostrar la nueva generación del Fiesta en España para hablar también del exterior. Para ello acudió Murat Gueler, jefe de Diseño Exterior de Ford Europa, quien dejó claro desde el principio que en la imagen de este Fiesta habían trabajado los estudios de diseño de la marca en todo el mundo. Al igual que con el interior, los responsables de la imagen del nuevo Fiesta comenzaron el proyecto calibrando las sensaciones de los usuarios respecto a la anterior generación, concluyendo que la impresión era muy positiva. Esa fue una de las principales razones por las que se decidió “evolucionar’ y no revolucionar” el exterior de la última generación.

Es obvio que el nuevo Fiesta es un coche muy identificable con su pasado más reciente, pero en las distancias cortas se observan detalles que le aportan su propio sello, como la nueva rejilla delantera, que le otorga un frontal más agresivo; ruedas y pasos de ruedas más grandes o una trasera más poderosa. Todo ello, teniendo en cuenta pequeñas modificaciones en sus dimensiones (la longitud y la batalla han aumentado ligeramente) que además de darle una imagen más potente han afectado positivamente al espacio interior. “Dotar de más amplitud al interior era uno de los retos del diseño exterior desde que nos sentamos a hablar todos los departamentos. Otro fue la integración de los numerosos sensores y cámaras que dan servicio a los sistemas de seguridad y asistencia al conductor que incorpora, de forma que no rompan con la imagen el conjunto y que cumplan exactamente su función”, explicaba Murat Gueler.

Esta nueva generación triunfó en su primera aparición pública en España. O al menos eso se desprende de las palabras de los expertos: “El diseño externo del nuevo Fiesta alcanza la madurez con esta generación. Pero lo que más me ha llamado la atención es la calidad del interior, tanto en lo que respecta a la imagen y materiales, como a los sistemas electrónicos de seguridad, asistencia al conductor y entretenimiento, algunos de los cuales más propios de gamas altas y segmentos superiores”, concluía Pablo García, periodista de las revistas Autofácil y Evo.