Ford innova utilizando grafeno

octubre 22, 2018

Ford junto con Eagle Industries y XG Sciences ha hallado un método, usando una cantidad muy pequeña de grafeno, lograr importantes mejoras en sus vehículos: menor peso, mejor conductividad del calor y reducción del ruido.

Está en los teléfonos móviles, incluso en algunos artículos deportivos y, pronto, por primera vez en la industria del automóvil estará bajo el capó en los vehículos Ford. La compañía ha anunciado que utilizará grafeno en piezas y componentes de sus vehículos.

 

Grafeno, ‘el material de Dios’

También conocido como ‘el material de Dios’, este nanomaterial bidimensional es 200 veces más resistente que el acero y también uno de los elementos más conductores del mundo. Además de ser una gran barrera de sonido, es extremadamente fino y flexible.

Fue en 2004 cuando se aisló por primera vez. De hecho, el primer experimentó para separar el grafito, que contiene grafeno, ganó el Premio Nobel en 2010: consistió en utilizar la punta de un lápiz y un trozo de cinta adhesiva para extraer capas de grafito y crear un material de una sola capa de espesor. Sin embargo, los avances en sus aplicaciones son relativamente nuevos.

 

ADN Ford: Innovación

En 2014, Ford comenzó a trabajar con proveedores para estudiar cómo usar el material de pruebas de funcionamiento con piezas tales como cubiertas de conducciones de combustible, de bombas y delanteras de motores. Generalmente, intentar reducir el ruido dentro de los habitáculos de los vehículos conlleva añadir más material y peso, pero con el grafeno ocurre lo contrario. Y aunque éste no es económicamente viable para todos los usos, Ford, en colaboración con Eagle Industries y XG Sciences, ha encontrado una manera de emplear pequeñas cantidades en las cubiertas citadas para sacar el máximo partido de sus características.

“El gran avance aquí no está en el material, sino en cómo lo estamos usando”, asegura Debbie Mielewski, jefa técnica senior de sostenibilidad y materiales emergentes de Ford. “Somos capaces de utilizar una cantidad muy pequeña, menos del 0,5 ciento, para lograr mejoras significativas en la durabilidad, la resistencia al sonido y la reducción de peso, aplicaciones en las que otros fabricantes no se han centrado”. Se espera que el grafeno entre en producción a finales de año y sea utilizado en piezas del Ford F-150 y del Mustang y, posteriormente, en otros vehículos Ford.

 

Para los más curiosos…

El grafeno se mezcla con componentes de espuma. Teniendo esto en cuenta, destaca comprobar que en las pruebas realizadas por Ford y sus proveedores se ha demostrado una reducción de ruido del 17 %, una mejora del 20% en las propiedades mecánicas y del 30% en las propiedades de resistencia al calor, en comparación con la espuma que no utiliza grafeno.