Hay ganas de Mustang

julio 28, 2015

Hemos tenido que esperar hasta la sexta generación para que el Mustang se comercializara a este lado del Atlántico. Y ante esta larga espera, son muchos los que no se han podido resistir a comprarlo a la mínima oportunidad. En nuestro país ya hay más de un centenar de Mustang vendidos y las primeas unidades ya están aquí. En próximas fechas se entregarán a unos clientes que no ven el momento de poder disfrutar de esas primeras sensaciones que supone entrar en un vehículo que la historia ha convertido en legendario.

Fue durante la final de la Liga de Campeones de 2014, celebrada en Lisboa entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, cuando se puso a la venta el vehículo. En los primeros 30 segundos del partido ya se habían reservado las 500 primeras unidades en toda Europa, las que contaban con la promoción de lanzamiento. Fue tal el aluvión de pedidos que en enero de este año se hizo un sorteo entre estas reservas para dilucidar quienes serían los primeros afortunados en recibirlo.

mustang2

La espera llega a su fin

Las primeras unidades ya están aquí, guardadas a buen recaudo, tras un largo viaje que comenzó hace 50 años con un modelo que surgió como opción económica para aquellos jóvenes estadounidenses con ansias de libertad, que buscaban nuevas sensaciones en un automóvil. Con el Mustang se inició una nueva saga de modelos, denominados ‘Muscle Car’, que han perdurado a lo largo de los años y que han sabido hacerse un hueco en la historia de la automoción.

Ahora, cuando las primeras unidades están a punto de pisar la calle en Europa, y los primeros propietarios ya están haciendo sus planes para disfrutar de esos primeros momentos, desde Ford les hemos contactado para conocer los planes y usos que le darán al vehículo.

Tras cinco generaciones que hemos contemplado desde la distancia, una espera que se ha hecho demasiado larga, por fin llega el Mustang. Jorge G. Serrano señala que lo primero que hará cuando lo tenga será “tomar asiento en el modelo, cerrar los ojos, sentir el coche y disfrutar de un sueño hecho realidad. A partir de ahí, cogeré la autopista y disfrutaré del vehículo. Lo de mirar el funcionamiento de los sistemas y el equipamiento extra ya lo miraré más adelante”. Algo similar hará Ángel Trigueros: “Supongo que lo primero que haga será admirarlo, segundo probarlo y disfrutarlo, y tercero enseñarlo a todas aquellas personas que me han aguantado hablando de él constantemente”.

Otros, como Víctor O. aseguran que “llenaré el depósito, lo enseñaré a la familia y conduciré un buen rato hasta que me canse, cosa que dudo, se haga de noche, o se acabe el depósito. Lo primero que ocurra”. La opción de enseñarlo también es común con Alejandro, que asegura que lo mostrará a la familia y amigos, e intentará “disfrutar al máximo”; V. Peláez asegura que se dará un largo paseo con su mujer; o John,quien se dará “una vuelta por Madrid” y hará muchas fotos. Para más adelante se deja “un viaje por Francia y Suiza con el coche”. ¡Eso sí que es disfrutar del coche! Y hay quien desde el primer momento buscará sacar el máximo rendimiento del modelo, como uno de los compradores que no quiere desvelar su nombre que dice que hará burnout, es decir, quemar rueda.

mustang1

El Mustang es un modelo que levanta pasiones, como les ha sucedido a nuestros clientes destacados. Alejandro, se identifica como un “enamorado de los coches americanos, sobre todo de aquellos de las décadas de los sesenta y setenta” por lo que no ha querido perder la oportunidad de hacerse con una de las primeras unidades: “Tener un Mustang es el súmmum de esa pasión”. V. Peláez, por su parte nos dice que es un coche que siempre le gustó “pero la versión 2015 es simplemente preciosa”.

En el caso de Ángel Trigueros, se autodefine como un amante de los coches desde pequeño cuando “me pasaba horas y horas jugando con el Scalextric, con coches tele-dirigidos y con coches en miniatura. Siempre me han gustado los coches potentes y robustos, ‘coches americanos’ y dentro de esa tipología, indudablemente el más conocido era, y es, el Mustang”.

José G. Serrano indica que su pasión por el Mustang “viene ¡desde los 16 años! Ahora estoy en la treintena, imagina cuantos años de amor y pasión por una maquina como ésta”. No termina de entender de dónde procede esta fijación, aunque lo intuye: “Imagino que el cine ha tenido mucho que ver con mi pasión por el Mustang. Desde esa edad que soñaba con tener uno, buscaba en revistas y alucinaba con los Shelby, los Cobra o los GT. Si no fuera por el precio de los carburantes habría elegido el GT en vez del Ecoboost”.

En cuanto al cine como origen de esta pasión es algo en lo que coincide con Víctor O.: “Siempre me han gustado los coches americanos, supongo que influenciado por las películas y series estadounidenses que veía de pequeño, y que sigo viendo. Pero sobre todos ellos, el Mustang tiene algo que lo hace más especial”. John también sigue la misma senda: “Recuerdo la película ‘Bullit’ y siempre me ha impresionado la persecución con el Mustang de 1968 con Steve McQueen a los mandos. El estilo del coche es único. Es un icono de los coches americanos”.

Las primeras reservas se hicieron durante la final de la Champions League de 2014, aunque hubo que esperar para formalizar la compra. Esto fue durante los meses de enero y febrero de este año, y todo con muy pocas unidades demo presentes en Europa. No todo el mundo adquiere un coche sin haberlo visto, tocado y probado antes, sin embargo con el nuevo Mustang fueron muchos los que hicieron una excepción. Alejandro nos dijo que lo había visto anunciado en televisión y revistas y que le gustó mucho: “Cuando tienes algo tan claro, ¿por qué esperar?”.

mustang5

Víctor O. dice que le comunicaron que podría ser suyo uno de los primeros modelos porque uno de los primeros agraciados no había cumplido con los plazos de la reserva final: “Formalicé todo en solo dos días. Si no hubiera sido de esta manera, lo habría reservado a la primera oportunidad, porque hace tiempo que decidí comprarlo, así que, ¿para qué esperar?”. Ángel Trigueros nos dijo que según supo los precios de venta en España se decidió: “Lo único que pensé es que cuanto antes lo pidiera, antes lo tendría en mis manos”.

John, nos comenta que llevaba tiempo pensando en comprar se un deportivo, y que ya había mirado antes la manera de importar un Mustang desde Estados Unidos, algo que también admite José G. Serrano, pero es algo muy complejo por la logística y el papeleo posterior: “Me enteré de la llegada del Mustang 2015 a Europa y los comentarios en la prensa fueron suficientemente favorables para arriesgar y pedirlo con antelación. Además, no solo estoy comprando un deportivo, también estoy comprando un icono”.

Finalmente, V. Peláez nos indica que se han unido dos circunstancias, se encontraba en la necesidad de cambiar su veterano vehículo, que aguantaba porque no encontraba nada en el mercado que le “terminara de convencer, pero cuando vi el Mustang en Internet rápidamente supe que era ese el que quería. En cuanto pude, lo reservé”. Otro de los compradores, que prefiere no revelar su nombre, señala que “quería ser el primero en tenerlo”.

En cuanto al uso que se le dará al coche, hay disparidad de opiniones, puesto que unos señalan que será su único vehículo y por lo tanto será el automóvil de uso diario, mientras que otros indican que será el segundo coche y le darán uso parcial sobre todo para el tiempo de ocio. Desde Ford apostamos a que poco a poco irán dándole un mayor uso y que se utilizarán en muchos días laborales.

mustang6