La viabilidad de los nuevos combustibles alternativos, una prioridad para Ford

octubre 16, 2015

El Centro Europeo de Investigación e Innovación de Ford encabezará un proyecto con un presupuesto de 3,5 millones de euros para investigar combustibles alternativos, que podrían llegar a ofrecer a los usuarios de vehículos diésel, una eficiencia de combustible mejorada y, al mismo tiempo, reducir al mínimo el impacto medioambiental.

La investigación en nuevos combustibles es fundamental para que se reduzcan los altos niveles de contaminación. Ford quiere lograr que al menos sus motores reduzcan sus emisiones usando combustibles alternativos basados en diferentes tipos de éter. El éter dimetílico (DME) y el éter de oximetileno (OME1), podrían ofrecer la potencia y el rendimiento de los motores de combustión interna con unos beneficios medioambientales comparables a los de un vehículo eléctrico. Ambos combustibles pueden generarse a partir de gas natural fósil o biogás, o a través de un sofisticado proceso llamado “energía a líquido”, que emplea fuentes renovables como la energía solar o la eólica junto a CO2 capturado del aire.

El crecimiento de la población mundial está haciendo crecer la demanda energética, particularmente de combustibles fósiles. Los combustibles renovables como los éteres metílicos jugarán un papel fundamental en el futuro”, asegura Andreas Schamel, Director de Ingeniería Avanzada y Motor Global de Ford.

El proyecto, que durará tres años y está cofinanciado por el Gobierno alemán, probará los primeros coches impulsados con éter. Concretamente, la marca los testará en versiones preparadas del Ford Mondeo. Y si alguno os habéis perdido con la explicación química, aquí va en un formato asequible para todos:

grafico1 grafico2 grafico3 grafico4