#MentirasAPeques que nos ayudan en el comportamiento de nuestros hijos

Mayo 12, 2015

Mentirijillas, fantasías y medias verdades son habituales en la educación de nuestros hijos en edades tempranas, cuando buscamos evitarles conflictos o lograr ciertas pautas de comportamiento. Hemos echado un vistazo a diferentes estudios y hablado con especialistas para que den su opinión sobre estas mentiras piadosas: ¿Son adecuadas? ¿Cuáles son más utilizadas? ¿En qué momentos nos pueden ayudar? Vamos a tratar de poner respuesta a estas preguntas.

Muchas de esas #MentirasAPeques nos ponen ahora una sonrisa en la cara con solo recordarlas, pero servían en ese primer estadio infantil para educarnos y aprender pautas de comportamiento en casa:

  • “No te pongas bizco que te vas a quedar así”.
  • “No te pegues a la tele que te vas a quedar ciego”.
  • “Lo que no recojas de tu cuarto te lo tiro a la basura”.
  • “Tu mamá es tan guapa porque de pequeña se portaba súper bien”.
  • “Si no te lavas bien los dientes cuando venga el Ratoncito Pérez no tendrás regalo”.

Si miramos estas pautas desde un punto de vista histórico, la primera vez que se mencionan es en el año 380 a.C. en ‘La República’ de Platón. El filósofo griego las daba gran valor y las consideraba adecuadas para lograr la armonía social, al igual que otro gran pensador como fue Leo Strauss, que opinaba que sin ellas no podríamos conservar el orden en casa con los niños. Siguiendo en esta línea de eruditos y estudiosos de renombre histórico, hay muchas formas de entender las mentiras piadosas y tenemos todo tipo de posturas: Kant pensaba que mentir a los niños solo servía para sembrar desconfianza de cara a futuro, mientras que Elizabeth Anscombe opinaba que una mentirijilla a tiempo es necesaria, sobre todo en temas relacionados con el fallecimiento de familiares o conocidos.

Olvidándonos de este mundo filósofo y algo ‘viejuno’, en la actualidad podemos investigar sobre la necesidad de las mentiras piadosas en blog dedicados a la familia como Sapos y Princesas. Allí es muy interesante ver el punto de vista de Miriam Juanes, maestra de educación infantil con formación Gestalt y licenciada en periodismo. Ella entiende que “algunas mentiras son para hacer un poco más mágica la vida en la infancia o para aminorar algún daño. Pero no hay que abusar, los niños tiene que expresarse sin miedo y con libertad. Las utilizo con los alumnos para evitar un dolor innecesario que pueda hacer daño en esa edad tan delicada. Les hablo de la magia como si de verdad existiera y, de alguna manera, todos la creamos al creer en ella. Pero sirve de poco mentirles demasiado, los niños lo detectan todo, tienen un olfato especial para notar lo falso y reconocer lo verdadero”.

En otro blog moderno y muy recomendable, MalasMadres, la periodista Amelia Baena nos cuenta su experiencia: “Cuando sueltas una de esas #MentirasAPeques resulta gracioso por la cara que ponen los más pequeños. Un día que mi sobrina se tragó un trozo de pera con semillas y estaba muy preocupada preguntándome si le pasaría algo, le dije que le crecería un peral en la barriga y ella no sabía si reír o llorar. No paraba de preguntarme cómo eso era posible, al final le dije que si bebía agua se anulaba el efecto del crecimiento del peral. Nunca antes me hizo tanto caso y se bebió el vaso de agua rápidamente. Además, para qué negarlo, esas pequeñas mentirijillas nos ayudan mucho en el proceso de dejar el chupete. Puedes tirarte semanas intentando que razone y que abandone su bien preciado pero si no le echas cuento al asunto, se ha ido a la Universidad y aún lo usa”.

frank blanco cmax

Por último, también hablamos con el presentador de televisión y locutor Frank Blanco. Experto también en la educación de los niños con dos libros sobre su propia experiencia como padre, Frank recuerda la reacción de uno de sus hijos ante una mentirijilla habitual que nos ayuda en el comportamiento de los peques: la que usamos en el médico. “Recuerdo una de las vacunas de mi hijo mayor. No llegué a decirle claramente que no le iba a doler, pero tampoco sabía que iba a ponerse como se puso. Realmente no me dijo nada después de la inyección, pero la mirada que me lanzó no podré olvidarla en toda la vida porque fue una mirada de decepción, ese punto de “eres mi padre y me has fallado”. Una mirada que más que decirme me has mentido decía “eres mi padre y has dejado que este señor me haga daño”. Pero son cosas por las que tienes que pasar en el médico”.

Nuevo Ford C-MAX, un vehículo para la nueva generación de familias

Unido a #MentirasAPeques Ford te invita a participar en un sorteo muy familiar. Apúntate a esta ronda de mentirijillas, porque participar tiene premio. Sólo tienes que poner tus mentiras piadosas en este enlace de Facebook, o escribirlas en Twitter con los hashtags #MentirasAPeques y #FordCMAX. Entre todos los que os unáis escribiendo, se sortearán hasta cinco viajes para cuatro personas de un fin de semana a Port Aventura con hotel de 4 estrellas incluido. Tenéis mucha más información sobre este sorteo en este artículo.