#MentirasApeques que nos ayudan en los viajes con nuestros hijos

junio 1, 2015

Seguro que toda la familia estáis imaginando, planeando e incluso soñando (literalmente) con la tan esperada escapada de verano. Después de muchos meses de trabajo, del estrés de la vida en la ciudad, los colegios, las actividades extra-escolares y las reuniones, los días de playa o montaña están casi aquí. Un año más toca hacer maletas, llenar nuestro Ford hasta los topes y embarcarnos en toda una aventura, hasta llegar al destino deseado.

Muchas veces son esos momentos del recorrido los que se convierten en recuerdos inolvidables. Pero en otras ocasiones, lejos de ser algo relajante y fácil de llevar, los trayectos en coche se convierten en algo un pelín agobiante: los peques de la casa deseando llegar, saber cómo se llama el sitio de las vacaciones, cómo será, cuánto falta para llegar, hacer una parada para ir al baño, reclamando atención para cantar o jugar y por supuesto, en competición con los hermanos.

Y efectivamente, es entonces cuando una ‘metirijilla’ piadosa puede salvarnos y poner algo de calma en el camino. Toma nota y apunta todas estas que te contamos. Seguro que alguna de ellas te salva en algún momento del viaje.

C-MAX-11

¿Dónde vamos?

Apenas nos hemos abrochado los cinturones o salido de nuestra ciudad y los niños ya están preguntando a dónde vamos. Cuando el destino es el lugar favorito de la familia, no hay ningún problema, pero si por el contrario se trata de algún lugar fastidioso para los peques, conviene no desvelarlo hasta el final para evitar un trayecto movidito.

¡Miremos por la ventana!

Cuando el viaje avanza y los peques comienzan a aburrirse. A falta de juguetes o distracciones, ¡bienvenida sea la imaginación! Para ganar un poquito de tiempo recurrir a una fantasía siempre sirve de ayuda. Una nave espacial en el horizonte, un unicornio corriendo en la montaña o la casa encantada del otro lado de la carretera, cualquier historia para fantasear será perfecta.

Mentiras piadosas

¿Qué planes nos esperan al llegar? Con tal de evitar el bombardeo de preguntas, por un momento merece la pena hacer promesas “medianamente razonables”. Visitas a algún parque de atracciones o la típica feria, helado después de comer, irse más tarde a dormir por las noches, elegirán su plato favorito para comer, estarán más tiempo en remojo que una sirena en el mar… Pero recuerda que más vale ser prevenido a que estas promesas resulten un arma de doble filo.

¡Esos señores nos regañarán!

Cualquier agente de seguridad vial puede ser la excusa perfecta para poner un poco de orden en el coche cuando todo parece un caos incontrolable. Decir a los peques que si no están más tranquilos nos pararán “esos señores” para regañarnos nunca falla.

¿Una paradita para el baño?

Los niños tienden a repetir una y otra vez que necesitan parar para ir al baño, a veces incluso parece que se tratase de un disco que no para de repetir la misma canción. Y en esos momentos recurrir a: “la próxima estación de servicio está cerca” nos permite distanciar un poco más una parada de otra. Eso sí, no conviene jugársela para evitar un pequeño desastre.

Una más y nos volvemos a casa

Visto así parece más una especie de amenaza que otra cosa, pero cuando la cosa resulta muy difícil de llevar y nuestra paciencia está a punto de agotarse, avisar de que o cambian de actitud o daremos la vuelta es uno de los métodos más efectivos para suavizar el ambiente.

La señora del navegador se desconectará y nos perderemos

Cuando tus hijos tienen más o menos la misma edad, hay viajes que parecen una pequeña guerra. La lucha por llevar la razón o salirse con la suya se convierte en un objetivo a vida o muerte, por eso el GPS puede resultar nuestro mejor aliado, ya que si hay demasiado ruido se desconectará y no llegaremos al lugar de vacaciones.

¡Sube la ventana que entra todo el calor!

Cuando la ventanilla se ha convertido en su mejor distracción y el sube y baja nos trae de cabeza, lo mejor es bloquear su apertura, para que los peques dejen de juguetear (por supuesto también recomendamos llevar bloqueadas las puertas para no tener ningún percance). Pero claro, son niños, y puede que esto provoque su enfado por no seguir entretenidos con los botones. Entonces nada mejor que advertirles que el sofocante calor se hace más insoportable si viajamos con la ventana abierta. Incluso podemos usar una mentirijilla que incentive la imaginación, como que tenemos unos duendes trabajando en nuestro aire acondicionado para que podamos viajar fresquitos al más puro estilo de una de sus pelis favoritas: Frozen. Si además se la ponemos para que la disfruten en uno de los reproductores de DVD disponibles para nuestros Ford, la fantasía queda completa.

mentiras peques

Nuevo Ford C-MAX, un vehículo para la nueva generación de familias

Unido a #MentirasAPeques Ford te invita a participar en un sorteo muy familiar. Apúntate a esta ronda de mentirijillas, porque participar tiene premio. Sólo tienes que poner tus mentiras piadosas en este enlace de Facebook, o escribirlas en Twitter con los hashtags #MentirasAPeques y #FordCMAX. Entre todos los que os unáis escribiendo, se sortearán hasta cinco viajes para cuatro personas de un fin de semana a Port Aventura con hotel de 4 estrellas incluido. Tenéis mucha más información sobre este sorteo en este artículo.