Mustang Shelby GT350: vuelve la leyenda

noviembre 21, 2014

Ford presenta en el Salón Internacional de Los Ángeles el Mustang Shelby GT350. Aunque no se contempla que llegue a comercializarse en Europa, este bólido tiene todos los números a su favor para hablar de él. La actualización perfecta de una leyenda.

Sus 500 CV, motor de 5.2 litros V8, y la más perfeccionada aerodinámica convierten al Shelby GT350 en una máquina capaz de un rendimiento hasta ahora jamás visto. Vuelve uno de los Mustang deportivos más icónicos de la historia desde que Carroll Shelby estableciera las credenciales de este particular pony car en 1965.

“Cuando empezamos a trabajar en este coche, queríamos construir el mejor Mustang posible, hecho para conducir en los lugares donde más disfrutamos –carreteras secundarias con curvas y cambios de rasante. Un coche ideal para disfrutar del circuito durante el fin de semana”, explica Raj Nair, vicepresidente de Desarrollo Global de Producto en Ford.

Sh2

En esta ocasión, los ingenieros de Ford conciben el nuevo GT350 de una forma diferente: en lugar de desarrollar sistemas que funcionan bien de forma independiente, cada componente ha sido optimizado para realizar una labor en equipo. El balance es la clave: atención rigurosa hacia el detalle, en un envoltorio perfecto.

“Cada cambio que se le ha hecho a este coche depende de requerimientos puramente funcionales en cuanto a potencia y respuesta de conducción: agilidad y precisión”, continúa Nair.

Sh1

Alto rendimiento hasta el más mínimo detalle

Las ruedas del GT350 responden como nunca a las condiciones cambiantes de la carretera. Los amortiguadores hidráulicos llevan un fluido impregnado con partículas de hierro que permiten un ajuste inmediato y la posición de las ruedas es monitorizada por los sensores miles de veces por segundo. Este sistema no solo hace el coche muchísimo más manejable, sino que además infunde confianza incluso al conductor más avezado.

Practicidad de alto rendimiento, seducción sobre el terreno

La aerodinámica mejorada del nuevo Shelby GT350 es innegable. Su figura es ahora más fina, estilizada y pegada a la carretera. Tanto el frontal como la parte trasera del nuevo Mustang Shelby han sido diseñados para trabajar de forma conjunta. El frontal, más agresivo, es un ejemplo de ingeniería aerodinámica para regular la entrada de aire a altas velocidades, de modo que contribuya a asegurar el coche sobre la carretera . Al mismo tiempo, las entradas de aire individuales están diseñadas para llevar el aire hacia el radiador, conductos refrigerantes de frenos delanteros, transmisión y aceite.

Un interior para conducir

Como todo lo demás, el interior del GT350 está optimizado al máximo para conducir. Desde los asientos Recaro diseñados específicamente para este Mustang, hasta un nuevo volante para hacer la entrada y salida más fácil, además de más ergonómico.

El Shelby GT350 ha eliminado los acabados cromados en el interior, para evitar que los reflejos puedan distraer durante la conducción. Todo en su interior está pensado para conducir. Incluso su avanzada tecnología, que permite elegir entre cinco modos de conducción que intervienen en el control de estabilidad, ABS, tracción, sensibilidad de la dirección o aceleración.

Sh3