Nos vamos a Miami: el primer campo de pruebas de nuestro servicio de conducción autónoma

febrero 27, 2018

Por Sherif Marakby, vicepresidente de Vehículos Autónomos y Electrificación

Viendo a alguno de los mejores atletas del mundo durante la semana pasada me puse a pensar en todos los elementos individuales que se unen para lograr las extraordinarias gestas que nos brindan estos competidores. Es impresionante pensar en la dedicación, el compromiso y la cantidad de tiempo que estos atletas tienen que poner para que cada paso, giro, salto –cualquier tipo de movimiento- sea el apropiado para ganar una medalla.

Ello me ha inspirado más que nunca porque Ford se encuentra en una posición similar a la hora de llevar adelante nuestro negocio de vehículo autónomo. Hemos pasado años investigando y desarrollando tecnología de conducción autónoma, estudiando los comportamientos cambiantes de los usuarios, ofreciendo las flotas más grandes de Estados Unidos con la ayuda de nuestros concesionarios y trabajando con gobiernos pequeños y grandes. ¡Y ahora ha llegado el momento de juntarlo todo conforme nos acercamos a la línea de meta!

Así pues, nos vamos a Florida a probar nuestro modelo de negocio. Con la ayuda del condado de Miami-Dade, vamos a llevar nuestro servicio directamente a las calles de Miami y Miami Beach.

El alcalde de Miami-Dade Carlos A. Giménez es un gran impulsor de las tecnologías innovadoras y de aplicarlas para mejorar las vidas de los habitantes del condado. Está en la vanguardia del pensamiento sobre el futuro del transporte, liderando un condado que ya ofrece una amplia gama de medios de transporte que van desde servicios de trayecto compartido, ferrocarriles, autobuses y bicicletas compartidas. Entiende el potencial de los vehículos de conducción autónoma y cómo pueden integrarse, interactuar y mejorar esos y otros medios de transporte. Es por ello que esta colaboración tiene tanto sentido.

Existe una necesidad clara de innovación. Miami fue considerada recientemente como la 10ª ciudad con más congestión de tráfico en el mundo y la quinta en Estados Unidos, según el Inrix Global Traffic Scorecard. Los usuarios de Miami pasaron una media de 64 horas en atascos en hora punta a lo largo del año, casi el 10 por ciento de su tiempo total de conducción. No solo es algo que no está bien, sino que, además, sirve como recordatorio de que la gente siempre necesita ser el centro de nuestro plan, así que estamos convencidos de poder solucionar sus problemas.

Para entender lo que experimentarían los residentes de Miami-Dade con un servicio de conducción autónoma, la primera parte de nuestra presencia conllevará programas piloto a lo largo de todo el año con nuestros partners, empezando con Domino’s y Postmates. Lo que aprendamos de esta investigación de experiencia de usuario se aplicará en el diseño del vehículo de conducción autónoma de transporte que pretendemos lanzar en 2021 para apoyar la expansión de nuestro servicio.

El tipo de preguntas que intentamos responder incluyen:
• Antes de que un vehículo de conducción autónoma realice un envío, ¿cómo lo prepararán y enviarán los empleados?
• Al final de su recorrido, ¿cómo interactúan los usuarios con el vehículo para recoger la comida o la compra, y cómo de lejos de su casa están dispuestos a caminar para recogerlas?
• ¿Qué beneficios podría y debería obtener la gente de una experiencia de conducción autónoma?

Otra manera de pensar sobre ello es tener en cuenta el coste del servicio. Hoy en día, se pueden realizar entregas en la puerta del cliente, aunque suele haber un coste añadido. A menudo, los repartidores aparcan en doble fila de manera ilegal cuando no pueden encontrar sitio para aparcar, causando potenciales problemas de circulación para otros conductores. Un vehículo de conducción autónoma no necesita propinas ni aparcará de manera ilegal. Así, entendemos que existen ventajas e inconvenientes en el reparto autónomo en ciudades, y queremos conocerlos para poder ofrecer un servicio que resulte lo más intuitivo y cómodo para la gente. Nuestro programa piloto de Domino’s ya está en marcha en Miami, y estamos ultimando detalles para lanzar uno con Postmates en marzo.

En paralelo a crear la mejor experiencia de usuario posible, seguiremos desarrollando la tecnología de conducción autónoma en nuestros vehículos ampliando las pruebas en colaboración con Argo AI. Poner en funcionamiento un negocio de conducción autónoma en cualquier ciudad requiere un profundo conocimiento de las leyes locales y de los hábitos de conducción propios de los residentes, que es la especialidad de Argo. Ya hay una nueva flota de vehículos de Argo recorriendo las calles, trazando mapas de las carreteras y acumulando kilómetros que nos ayudarán a mejorar la manera en que se mueven por las ciudades. El esfuerzo se redoblará a lo largo del año, conforme aumentemos los vehículos y las zonas de pruebas.

Tener todos estos vehículos en carretera significa asumir ciertas realidades prácticas. No me cabe ninguna duda de que desarrollaremos vehículos completamente autónomos, pero algo de lo que no solemos hablar es de lo mucho que necesitamos cuidar la flota después de que pase una larga jornada en la carretera. Estos vehículos necesitarán mantenimiento, reparación y limpieza. Cuidar un vehículo, tanto si se conduce solo o no, requiere espacio y mano de obra humana.

Es por ello que vamos a establecer nuestra primera terminal de operaciones de vehículo autónomo en Miami. Estará situada cerca del centro y será la base desde la que desarrollaremos nuestros procesos de gestión de vehículos y donde se alojará nuestra flota de pruebas. Se lavarán los vehículos y sus sensores aquí, y también desde aquí se realizarán los mantenimientos rutinarios.

Además, trabajaremos conjuntamente con nuestra amplia red de concesionarios en la zona, buscando maneras de integrar e incorporar sus operaciones y capacidades en nuestra terminal. Una red de concesionarios sana es fundamental para nosotros, ya que pueden ayudarnos con las reparaciones y realizar envíos de repuestos y otros servicios. Antes de que miles de vehículos de conducción autónoma puedan circular por las carreteras, tenemos que estar preparados para gestionar de manera eficiente grandes flotas tecnológicamente avanzadas, y los pasos que estamos tomando en Miami representan un paso importante en ese avance.

Después de ejercitar muchos músculos y de desarrollar diferentes técnicas para navegar hacia un futuro de coches autónomos, nos dirigimos en Miami-Dade al punto en el que veremos cómo funciona nuestro negocio. Al unir todas nuestras diferentes vías de desarrollo para probarlas a la vez, determinamos lo que funciona y lo que no. De esta manera, podemos ampliar rápidamente nuestro servicio y llevarlo a otras ciudades cuando llegue el momento.

El desarrollo de vehículos de conducción autónoma apunta a una manera completamente distinta de transportar personas y mercancías, pero no cambia nuestra manera de hacer negocios, que implica poner al usuario por encima de todo lo demás. Estamos deseando conectar a la gente del condado de Miami-Dade y convertirnos en parte de su comunidad al tiempo que le hacemos partícipe de nuestros esfuerzos y construimos un servicio en el que puedan confiar día sí, día también.