Nuevo Ford Edge, el coloso ‘Made in USA’ llega a Europa

mayo 11, 2016

Teníamos una misión que nos convierte en la envidia de muchos mortales: nos hemos puesto al frente del Nuevo Ford Edge, un SUV que causó expectación cuando se mostraron sus primeras imágenes y que hoy, por fin, tenemos delante.

Lo primero que nos deja con la boca abierta es su diseño. La línea curva del techo le da el perfil dinámico de un coupé y el frontal, con su gran parrilla hexagonal flanqueada por unos faros rasgados, redunda en una expresión agresiva y poderosa, con un toque elegante que nos hace anticipar que nos encontramos ante una creación muy especial. El Nuevo Ford Edge desprende dinamismo por los cuatro costados de una carrocería imponente de indudable aire premium. Pero dejémonos de palabrería: llega la hora de ponerse al volante.

 

New_Ford_Edge_Titanium_09

La tecnología del mañana, hoy

Lo primero que nos sorprende al entrar en el habitáculo es su ambiente, lujoso y deportivo a partes iguales. Nos rodean superficies mullidas y cromadas, todo al tacto y a la vista desprende sensaciones premium. El espacio es increíble, también para los pasajeros de las filas traseras. Es un coche que invita a viajar por muy largo que sea el trayecto con la máxima comodidad. A la vez, los asientos agarran muy bien el cuerpo, con el puesto de mando orientado hacia nosotros igual que en un deportivo.

Su avanzada tecnología se nota ya desde que pulsas el botón de arranque y giras el volante por primera vez. La dirección adaptativa inteligente se ajusta a nuestros deseos: a velocidades reducidas, como por ejemplo al aparcar, llegas al tope con un número menor de vueltas del volante, reduciendo el ángulo de giro y facilitando las maniobras en espacios reducidos. Cuando sales a carretera y aumentas la velocidad, la relación de giro adopta automáticamente valores más firmes para proporcionar comodidad y seguridad con una conducción muy precisa.

El sistema Ford SYNC 2 permite seguir conectado mientras conduces, y controlar la música, el teléfono, el sistema de navegación y la climatización mediante órdenes de voz muy intuitivas, como si hablaras con naturalidad con un compañero de viaje. Si lo prefieres, puedes manejarlo todo a través de la pantalla táctil en color de ocho pulgadas. Te ponemos un ejemplo: si quieres que te dé una lista de restaurantes cercanos, solo tienes que decirle a Ford Edge “tengo hambre”. Ante tu asombro, accederá a la guía Michelin y te ayudará a elegir y reservar el que más te guste. Además, la conectividad a Internet es total, incluso superior a la que tienes en casa o la oficina: dispones de Wi-Fi mediante puntos de acceso con un módem USB. Y el servicio de asistencia de Ford llamará automáticamente a los servicios de emergencia en caso de una urgencia.

Edge joins the increasingly popular Ford Kuga ‘family-sized’

Disfrutar con seguridad, también en invierno

Su sistema inteligente de tracción a las cuatro ruedas (AWD) determina cuánto agarre, estabilidad en curvas y capacidad de respuesta necesitas en carretera sea cual sea su estado, ya esté el asfalto mojado, seco o helado; o bien pase sobre diversos tipos de terreno como nieve, tierra o gravilla. Con su tecnología avanzada envía más potencia al eje delantero o trasero según lo requiera la situación. Da igual que circules por autovía o carreteras de montaña: el agarre y aplomo que sientes es absoluto.

Los seres humanos solo tenemos dos ojos. Eso ya no es un problema, porque el nuevo Ford Edge tiene una visión panorámica a través de una pequeña cámara que permite ver mucho más allá: ahora puedes detectar otros vehículos, ciclistas o peatones que se acerquen desde cualquier lado. Ni qué decir tiene lo que esto facilita el aparcamiento, por muy estrecho que sea el hueco. Los espejos retrovisores también tienen vista de lince: el sistema de información del ángulo muerto (BLIS) ayuda a cambiar de carril con mayor seguridad gracias a sensores de radar que exploran ambos lados del vehículo, en toda su extensión. Si detectan un vehículo que escapa al campo de visión, se enciende una luz naranja en el espejo retrovisor correspondiente para avisar.

El nuevo Ford Edge no solo protege al conductor: también a las personas que le rodean. El asistente precolisión con detección de peatones los advierte en la carretera (también objetos grandes) cuando podrían cruzarse en nuestra trayectoria, y previene de su presencia. Si no respondemos, el sistema activa los frenos de manera automática.

New_Ford_Edge_Titanium_14

Nunca el concepto ‘premium’ tuvo tanto que ver con el confort

Otra cosa que sorprende al volante del nuevo Ford Edge es su increíble silencio de marcha: el control de ruidos activo logra anular cualquier sonido no deseado en el habitáculo. Una tecnología que parece de ciencia ficción, pero que para Ford es muy real: los micrófonos detectan y miden determinadas ondas de sonido, y una unidad de control puede separar los sonidos que desee oír, como las conversaciones y el audio, de los ruidos indeseados. Posteriormente, el sistema crea un “ruido blanco” inaudible que suprime cualquier molestia y proporciona una sensación de verdadera tranquilidad al volante.

Entre lo mejor del nuevo Ford Edge es que deja patente su condición ‘premium’ incluso cuando no vas subido en él: hacemos una pequeña parada para una compras, y cuando nos acercamos al portón trasero con las manos llenas de bolsas, solo tenemos que pasar el pie por debajo del paragolpes trasero para que se abra como por arte de magia.

Nos acomodamos dentro una vez más. La temperatura exterior ha bajado unos cuantos grados, pero ni lo notamos aquí dentro. Los asientos de piel delanteros disponen de calefacción y refrigeración integrada. El volante también es calefactado, y te aseguramos que asirlo es un auténtico placer.

Llegamos por fin a nuestro destino, y aparcamos con absoluta comodidad y en tiempo récord. O mejor dicho, lo hace el Ford Edge: el sistema de asistencia activa de estacionamiento utiliza una combinación de diversas tecnologías y no solo aparca automáticamente el coche en plazas en paralelo; también ayuda a salir de ellas. De hecho, no nos importaría volver a aparcar y darnos otra vuelta.

Y es que, conducir el Nuevo Ford Edge es una experiencia única que nunca querrás que se acabe.

Ford Edge