Patinetes eléctricos impulsan las novedades de Ford Smart Mobility

noviembre 29, 2018

Ford ha adquirido Spin, la innovadora compañía de patinetes eléctricos compartidos; además, Valencia ha sido elegida como segunda ciudad europea para ampliar la investigación de los vehículos eléctricos híbridos enchufables de la compañía. Dos noticias vinculadas al proyecto Ford Smart Mobility.

“Cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, ya se ha convertido en el ayer”, afirmaba Henry Ford a comienzos del siglo pasado. El espíritu visionario del estadounidense le permitió revolucionar la industria del motor y poner al alcance de todos los bolsillos un bien de lujo como era el automóvil. Hoy, cien años después, el reto de la automoción en general y de la compañía del óvalo en particular reside en las nuevas formas de movilidad. De este modo, Ford Smart Mobility fue concebida para progresar en la Movilidad Inteligente, enfrentándose a los desafíos del futuro.

Con este objetivo, Ford ha presentado sus novedades vinculadas a vehículos eléctricos, conectados y ride-sharing. Porque, de nuevo en palabras del fundador de la compañía, “la visión sin ejecución es sólo una alucinación”.

 

Spin, dos ruedas eléctricas

Piensa en tu ciudad y todos los medios de transporte que actualmente están a tu disposición: bicis, motos y coches eléctricos conectados y compartidos que ahora suman un nuevo actor, el patinete. Una solución de último tramo que permite a los ‘urbanitas’ desplazarse de manera relativamente asequible. Además, por su facilidad de uso y la utilización de energía eléctrica los patinetes ayudan a la reducción de la congestión del tráfico urbano, los problemas de estacionamiento y la contaminación.

Así, Ford da un paso estratégico en el espacio de la movilidad con la adquisición de Spin, compañía de patinetes eléctricos compartidos con sede en San Francisco. Spin es un proveedor líder de servicios de micromovilidad que opera en 13 ciudades y campus de todo Estados Unidos. Trabaja codo con codo con las ciudades y universidades para implementar soluciones en este campo de manera responsable, segura y sostenible a medida que amplíen sus operaciones.

 

Valencia, ciudad del futuro

De San Francisco viajamos a Valencia donde Ford Smart Mobility Europe y el Ayuntamiento de la ciudad del Turia colaboran en un programa de pruebas con una flota de diez Ford Transit Custom híbridas enchufables. Valencia se ha convertido en el segundo destino europeo elegido, tras Londres, para ampliar la investigación de los PHEV (vehículos eléctricos híbridos enchufables).

Las pruebas se centran en el uso de flotas de tamaño pequeño y medio de Transit Custom que utilicen únicamente motor eléctrico de cero emisiones con una autonomía de más de 50 kilómetros. El premiado motor de gasolina EcoBoost de 1.0 litros permite ampliar la autonomía, cargando las baterías de a bordo cuando son necesarios recorridos más largos. La producción en serie de este modelo está programada para 2019. Ford está realizando inversiones por valor de 11.000 millones de dólares (más de 9.200 millones de euros) en su gama de vehículos para incluir 40 vehículos electrificados globales, incluidos 16 vehículos totalmente eléctricos para 2022.

También cabe destacar la suma de Colonia a estas pruebas. Así, la compañía del óvalo, en su búsqueda por entender mejor los beneficios para el medio ambiente y para los clientes del uso de Transit Custom, extiende su estudio sobre las PHEV a las calles de la ciudad alemana. A partir de la primavera de 2019 y con una duración de 12 meses, la flota de 10 Transit continuará su investigación sobre el uso de vehículos híbridos eléctricos enchufables que funcionan exclusivamente con energía eléctrica en la mayoría de trayectos urbanos. Al igual que en las ciudades del Támesis y Turia, están equipadas con motores híbridos que utilizan el motor EcoBoost de 1.0 litros para ampliar su autonomía.

La ciudad del mañana

Además, a principios de noviembre, acogió el evento City of Tomorrow, organizado conjuntamente con la revista WIRED, donde una mezcla única de planificadores de ciudades, autoridades del sector público, directivos de empresas privadas, expertos en temas de movilidad, start-ups y ONGs exploraron cómo los avances en este campo a corto plazo, tales como los vehículos eléctricos, el ride-sharing y los vehículos conectados, podrían interactuar potencialmente con las infraestructuras urbanas para crear un ecosistema de transporte más integrado.