Primer gran éxito del Nuevo Ford GT en el Campeonato del Mundo de Resistencia

Mayo 17, 2016

La segunda parada del WEC nos dejó el primer gran resultado de la temporada para los pilotos del Nuevo Ford GT. Con la cabeza puesta en las 24 horas de Le Mans, el circuito belga de Spa proporcionó al equipo una oportunidad única para ensayar y continuar con las puesta a punto del espectacular bólido.

El Ford GT número 67 consiguió un extraordinario segundo puesto. La nota negativa la protagonizaría el Ford GT número 66 que tuvo que abandonar la carrera después de sufrir un aparatoso accidente a la salida de la curva Eau Rouge, afortunadamente sin consecuencias para el piloto Stefan Mücke. Este fantástico resultado complementa a la perfección el inmejorable arranque del equipo Ford Chip Ganassi Racing en Estados Unidos, dónde cosechó una merecida victoria en la carrera organizada por Asociación internacional de deportes de motor (IMSA).

Así lo vivieron los pilotos

La carrera en Spa no pudo comenzar mejor. Ambos Ford GT arrancaron muy fuerte colocándose en las primeras posiciones, pero aún quedaba mucha carrera y obstáculos por delante. A los 40 minutos el número 67, en manos de Marino Franchitti, recibió un golpe de otro participante relegando al GT a las últimas posiciones. Lejos de arrugarse, Marino se puso manos a la obra escalando posiciones antes de ceder el volante a Andy Priaulx. Con la nueva tanda de relevos, el joven británico Harry Tincknell entregaría el bólido a Franchitti para que el escocés terminara de alcanzar la tercera plaza. Tras el abandono de uno de los Ferrari en cabeza, el número 67 no abandonaría la segunda posición hasta ver la bandera a cuadros.

Por su parte el Ford GT número 66 no tuvo tanta suerte. Al inicio de la carrera imprimió un ritmo envidiable alcanzando la tercera posición; pero a tan sólo una hora del final de la prueba, el alemán Stefan Mücke sufriría un duro accidente a causa de un pinchazo obligándole a abandonar. Su salida de pista provocó momentos de tensión dentro del equipo hasta que el piloto alemán pudo confirmar que se encontraba bien. Tras una serie de pruebas en el hospital local, el alemán comentó “Me siento bien gracias a que tenemos un coche muy duro. Agradezco a todo el equipo el haber construido un coche tan seguro”.

Sobre todo lo ocurrido, el responsable del equipo en el WEC George Howard-Chapell, comentaba “Lo más importante es que Stefan está bien, afortunadamente, quedó más afectado el coche que el piloto. Ahora necesitamos estudiar los datos para averiguar qué es lo que ha pasado, sospechamos que puede haber sido un pinchazo”. En la próxima cita de la temporada, los días 18 y 19 de junio, viajaremos al circuito francés de Le Mans, dónde el equipo Ford GT del Ford Chip Ganassi Racing se medirá de nuevo a los mejores en sus míticas 24 Horas.

GT