¿Quieres tener la rapidez mental de un piloto de carreras?

enero 12, 2018

Responder a una ‘pregunta trampa’ con la misma agilidad que Sébastian Ogier toma una curva complicada podría estar pronto al alcance de cualquiera.

Los pilotos de competición tienen una agilidad mental indiscutible. Ford ha llevado a cabo una investigación con la que ha querido trasladar la habilidad que poseen estos pilotos a situaciones de presión con las que se puede enfrentar cualquier persona.

El King’s College de Londres y los investigadores de Ford seleccionaron un grupo de pilotos de competición, entre los que se encontraban el tricampeón del Mundial de Turismos Andy Priaulx y el pentacampeón del Campeonato del Mundo de Rallyes FIA Sébastian Ogier. Utilizaron cascos de electroencefalografía, EEG, capaces de analizar detalladamente la actividad cerebral de los pilotos mientras practicaban en un simulador de carreras. Posteriormente, se siguió el mismo procedimiento con un grupo de conductores habituales. Una parte de este grupo realizó, con anterioridad a la prueba, ejercicios mentales de preparación; la otra parte del grupo no realizó ejercicios preparativos.

Un estudio para mentes veloces

Los datos extraídos del estudio desvelaron que “a altas velocidades y en estado de alta concentración, el cerebro de los pilotos de competición es hasta un 40 por ciento mejor que el tuyo o el mío ignorando distracciones. El hallazgo interesante fue que, cuando la gente realiza unos sencillos ejercicios mentales, también son capaces de alcanzar ese mismo nivel de rendimiento, comenta Elias Mouchlianitis, investigador de neurociencia en el King’s College de Londres.

Unos sencillos ejercicios de meditación y respiración, junto con una técnica de visualización de palabras clave relacionadas con la tarea a desempeñar posteriormente, consiguió que los conductores habituales aumentasen su rendimiento y concentración en hasta un 50 por ciento.

Andy Priaulx, tricampeón del Mundial de Turismos, afirma que “cuando las cosas se ponen difíciles y llega la presión es cuando tienes que alcanzar ese estado, y los buenos, los pilotos de éxito, son capaces de conseguirlo tanto dentro como fuera de la pista. Los pilotos no nacen necesariamente con esta habilidad; nuestro experimento mostraba que una sencilla preparación mental antes de una labor puede ayudar a mejorar la concentración e ignorar distracciones, haciendo que tengan más éxito en ella”.

A partir de esta investigación, Ford está desarrollando un casco de competición equipado con EEG para sus pilotos profesionales en el cual los datos de actividad mental pueden transmitirse al equipo durante una carrera junto con otra telemetría del coche. Mientras que ya se monitorizan otros atributos físicos como la hidratación y el pulso cardíaco, Ford cree que comprender el estado mental del conductor durante una carrera –y tomar decisiones según el mismo- es la próxima frontera del rendimiento.