¿Una tecnología resistente al agua, los golpes y las temperaturas extremas? La llevas en el bolsillo

Septiembre 8, 2016

La llave de arranque de Ford está diseñada a prueba de fuego y te contamos las duras pruebas a las que ha sido sometida. Dile adiós a la obsolescencia programada, esa mala costumbre de los dispositivos electrónicos de acabar pronto en la basura por roturas, desgaste o el lanzamiento de versiones superiores.

De los dispositivos electrónicos actuales no se puede decir que tengan una larga durabilidad, lo llaman obsolescencia programada. A la larga acaban en la basura por roturas, desgaste o lanzamiento de nuevos modelos. Pero hay una tecnología inmutable al paso del tiempo: la llave de arranque de Ford, diseñada a prueba de fuego. Descubre las duras pruebas a las que ha sido sometida. 

La llave de Ford es prácticamente irrompible. Los técnicos responsables de su diseño han querido realizar una versión súper resistente, preparada para afrontar cualquier percance. Esta innovadora llave está pensada especialmente para los que ven en su coche a su mejor aliado en el trabajo: profesionales de albañilería, fontanería o conductores de reparto; personas que tienen su profesión sobre ruedas. De ahí, que Ford haya dado prioridad a los modelos Ford Transit y Ford Transit Custom. Esos modelos serán los primeros en contar con ella.

Para comprobar la resistencia, la llave se ha sumergido en agua durante 30 minutos, ha sido introducida 50 veces en cemento y ha sido expuesta a temperaturas superiores a los 60º Celsius y a menos 20 bajo cero. Además, ha superado las siguientes pruebas con éxito:

  • Resistencia a temperaturas extremas. El dispositivo se activó sin problemas 100.000 veces a 50 grados y a más menos diez grados Celsius.
  • Resistencia al polvo. La llave de Ford sigue funcionando tras haber estado durante cinco horas rodeada de penetrantes capas de polvo.
  • Más de 96 horas de exposición continua a diésel, gasolina, etanol, detergentes y sudor no hicieron mella en ella.
  • Simulación de bolsillo. La llave resistió sin pegas a más de cuatro horas de vibraciones constantes de monedas y llaves.
  • Resistencia del botón. Fue imbatible a diez pulsaciones con una fuerza 12 veces superior a la normal.

 

 

¿Un dispositivo electrónico para toda la vida? ¡Existe!

El diseño de la llave es muy similar a las convencionales: incorpora un botón de apertura y cierre del vehículo y espadín de llave estilo plegable. Las dos mitades de la carcasa están selladas permanentemente por una soldadura por fricción, lo que la hace resistente al agua. Su interior está diseñado cuidadosamente dotándola de una gran resistencia hacia los impactos que puede sufrir en el trabajo diario. Además, cuenta con un sistema que permite que no se quede sin carga, pues cada vez que la llave se coloca en posición de encendido se recarga la batería.

“Nuestros clientes quieren una llave que pueda resistir los golpes de un edificio en construcción y los repartos en la ciudad y volver a por más” ha destacado Jonathan Allan, supervisor de ingeniería eléctrica de Ford Europa. “Un teléfono móvil puede caerse y romperse en alguna ocasión y Ford se ha asegurado que los conductores de una Transit tienen a su disposición una llave tan robusta como su vehículo”.