Conduce un Ford desde donde quieras

mayo 10, 2017

¿Imaginas poder conducir cualquier modelo de la nueva generación Fiesta, o darte el capricho de recorrer una ruta por el desierto a bordo de un impresionante Ford Edge? Va a ser posible gracias a la realidad virtual.

Si pensabas que la realidad virtual se limitaría a cines o videojuegos, estabas equivocado. En el campo de la medicina, se ofrecerán tratamientos de realidad virtual a los pacientes; y en el mundo automovilístico, empresas como Ford, ya están interesadas en introducir una nueva dimensión en las pruebas de producto. Jeffrey Nowak, jefe de Experiencia Digital Global de Ford Motor Company, asegura que “es fácil imaginar que alguien que quiere comprar un SUV podría experimentar un recorrido por las dunas de un desierto sin abandonar la comodidad de su hogar. Igualmente, si quieres adquirir un modelo urbano, podrías estar tranquilamente en tu casa en pijama probando un coche en hora punta de llevar a los niños a la escuela… justo después de haberles acostado”.

Actualmente, los clientes que compran por internet, ya pueden probarse productos como prendas de ropa o gafas antes de añadirlos al carrito de la compra. Aunque, como señala Sheryl Connelly, gerente de tendencias globales y de futuro de Ford, «los usuarios pueden verse sobrepasados por una capacidad de elección excesiva que los llevaría al “dilema de la decisiónCon Internet, los consumidores se enfrentan a abundantes opciones entre las que elegir, lo que afecta a su actitud hacia el compromiso”, asegura Connelly. “Los productos y servicios se están adaptando para ajustarse a una ‘sociedad de la muestra’ que prioriza probar por encima de comprar”.

Ford Edge desierto realidad virtual

Tras los factores relativos al precio de compra, el mayor desencadenante de ventas de vehículos es “puramente emocional”, por lo que la prueba del coche puede que sea una “primera cita” crucial para el cliente. Con la realidad virtual se facilitaría a los usuarios probar, por tiempo ilimitado, todos los modelos que quieran en el momento que mejor les venga. De esta manera, los conductores podrán tener una idea más clara del coche que quieren antes de acudir a un concesionario.

 

Posibilidades de exploración ilimitadas

Ford espera que a lo largo de la próxima década, el cliente pueda interactuar con todos los aspectos de un producto gracias a la exploración que la compañía realiza con diferentes tecnologías de realidad virtual y aumentada. “Prevemos que un día un usuario podría identificar el modelo en el que están interesados, desde el color exterior al acabado exacto del interior, y el tiempo y lugar que les gustaría simular. Ese escenario podría ser recreado a medida”, dice Nowak. “Realmente no hay límite a la cantidad de detalle. Las posibilidades son ilimitadas”.

En los procesos de diseño, Ford ya hace uso de la realidad virtual. Un estudio de diseño que la compañía tiene en Colonia, alberga unas instalaciones de última generación en las que los diseñadores pueden experimentar de manera completa un vehículo con la ausencia de un prototipo físico. Con ello, pueden perfeccionar el aspecto de los materiales de alta calidad y de los acabados de manera rápida y eficiente. Así lo han hecho los diseñadores de la nueva generación Fiesta, que pudieron probar y confirmar la situación de los controles del vehículo, la posición de los asientos y la distribución del panel de instrumentos.

Amko Leenarts, jefe de Diseño Interior Global, comenta que “la gente decide en tres minutos si les gusta o no un producto, y ocurre lo mismo con los coches. Desde el momento en que entras en el coche, estableces conexiones con el olor, el tacto de las superficies o el sonido de la puerta del coche al cerrarse, y es algo muy poderoso que nosotros, como diseñadores, podamos ayudar a crear la experiencia perfecta para el usuario”.