El amor cabalga en un Mustang

febrero 12, 2016

San Valentín nos deja tocados, el romance está en el aire. Ford quiere que tu amor por las cuatro ruedas y por tu pareja vayan de la mano. Aquí tienes nuestra propuesta: Cuatro películas para disfrutar de San Valentín, cuatro historias de amor dentro de cintas que, aunque en sí no fuesen explícitamente románticas, han tenido aventuras llenas de romanticismo a bordo de un Mustang. Opciones para todos los gustos: ¿Con cuál te quedas?

Desde su lanzamiento hace más 50 años, el pony car ha aparecido más de 3.700 veces en la gran pantalla, por lo que se ha convertido en un icono de las carreteras en el séptimo arte. Desde entonces, ha acompañado a personajes de todo tipo: mafiosos, padres de familia, corredores de carreras, ricos jóvenes neoyorquinos… Aquí te dejamos cuatro películas para disfrutar en pareja con el Mustang como protagonista… Love is in the air, pero cuidado con los spoilers.

MustangDriveDeauville2015_01

1967 Ford Mustang Fastback – Vanilla Sky

Para el remake norteamericano de Abre los ojos se construyeron dos ejemplares verdes de Mustang Fastback 1967. De hecho, es en el Mustang donde ocurre el trágico accidente que da el giro a la historia en mitad de la película y que invita a la historia entre Tom Cruise y Penélope Cruz. De los dos modelos que se crearon para la película, uno se vendió al mejor postor y el otro lo compró Cruise para regalárselo al director, Cameron Crowe.

1968 Shelby Mustang GT500 Convertible – El Caso de Thomas Crown

Quién mejor que el gran Steve McQueen para conducir el muscle car más famoso del mundo. En su papel de detective Bullit, McQueen ya había tenido una de las persecuciones más emocionantes del cine a bordo de un Mustang GT. El propio Steve se enamoró del coche hasta el punto de rogar a su verdadero dueño que se lo vendiera. Pero este no cedió. En otra de sus películas, El Caso de Thomas Crown repitió bólido para enamorar a una resplandeciente Faye Dunaway, al igual que años después en su remake harían Pierce Brosnan y Rene Russo.

Mustang Eleanor – 60 Segundos

Randall Memphis Raines, interpretado por Nicolas Cage, tiene la misión de robar 50 coches en 96 horas para poder salvar a su hermano pequeño. Al final debe enfrentarse al poderoso Eleanor, un Mustang Fastback 1967, para poder completar la misión. Fue el único coche de su modelo que figuró en los títulos de crédito junto a los actores, y sirvió para aumentar la tensión romántica entre Cage y Angelina Jolie.

Ford Mustang GT 5.0 – Drive

Ryan Gosling roba, entre otros automóviles, un Ford Mustang GT negro para cometer un atraco a una tienda de empeños. Gosling es un apasionado del motor, y mientras preparaba el personaje, restauró él mismo el turismo que conduce en la película. Que además contiene una de las historias de amor más sencillas pero hermosas de este siglo en el cine, con Ryan enamorándose de Carey Mulligan.