El singular caso del camuflaje ‘anti-selfies’ de Ford

octubre 25, 2016

Un innovador camuflaje 3D cubre los secretos prototipos de coches Ford. Si querías transformarte en un espía industrial y sacarle fotos a los nuevos modelos, lo tienes muy complicado. Echa un vistazo a esta curiosa innovación que permite camuflar un coche y transformarlo en un vehículo a prueba de selfies.

¿Qué es este puzzle que confunde a los ojos? Se trata de un nuevo adhesivo que esconde los detalles de los nuevos modelos de Ford, que se aplica cuando se necesitan hacer pruebas en carretera de un diseño que aún no debe ser público. Con este camuflaje es imposible para el ojo humano centrarse en los contornos y, de este modo cuando, se trabaja en prototipos que necesitan de cierta confidencialidad, porque impide observar con nitidez los detalles en las fotografías.

car_camouflage_01

“Casi todo el mundo tiene un smartphone y puede compartir fotos instantáneamente, haciendo fácil que todos, incluida nuestra competencia, pueda ver nuestros prototipos de prueba”, cuenta Lars Muehlbauer, Gerente de Camuflaje de Ford Europa. Se tarda cerca de dos meses en preparar cada adhesivo y, una vez listo, se imprime y se pega al vehículo. Es un vinilo súper ligero, de un grosor inferior al de un cabello humano, que no altera para nada la conducción. Primero se prueba en un circuito privado, y después se deja que esta ilusión óptica se desplace por las carreteras comunes.

¿Te has cruzado alguna vez con un coche con este diseño y creías que era la última moda? Ahora has salido de dudas ante este singular caso: «Elemental querido Watson, es lo último en técnicas de camuflaje».

ford_ecosport