La curiosa historia de los diez Ford Mustang que nunca existieron

agosto 9, 2016

Desarrollar un nuevo vehículo exige muchos diseños previos, modelos a tamaño natural y prototipos, sobre todo si te trata de dar forma a un vehículo tan icónico como el Ford Mustang.

Crear la excepcional y reconocible silueta del primer deportivo con este sello puso a prueba a los diseñadores de Ford, pero dar vida a nuevas versiones y, sobre todo, su sucesor, fue todavía más complicado. En este reportaje queremos mostrar 10 conceptos del pura sangre más rápido jamás visto en una carretera, con imágenes que muchos jamás habían descubierto.

Este trabajo de diseño para que la marca no dejase de evolucionar se inició desde el comienzo del proyecto Mustang. Con este objetivo se crearon infinidad de prototipos que nunca llegaron a ver la luz pero que conforman un curioso museo de los ‘No Mustang’ de principios de los 60 y, en especial del inicio de la década de los 70, cuando llegó el momento de lanzar la segunda generación. Todo un desafío dado el éxito de la primera.

Aquí te mostramos diez de esos prototipos, aunque la lista podría ser mucho más numerosa.

 

1961, los primeros prototipos

Una de las primeras ideas de lo que finalmente sería el Ford Mustang. Este modelo se bautizó como Avventura para denominarse después Allegro, aunque se desestimó porque era un biplaza y los responsables de Ford querían un cuatro plazas.

Ford-Mustang-1961

1962, se definen las proporciones

El Mustang va tomando forma y el equipo de diseño dirigido por Gene Bordinat ya define perfectamente las proporciones del modelo definitivo, aunque su aspecto sería muy distinto en casi todos los detalles visuales.

1962

1963, más cerca del Mustang

Este modelo de arcilla prefigura de forma casi definitiva las líneas del Mustang, aunque en el frontal todavía puede verse un puma en lugar del caballo y en las aletas delanteras aparece la inscripción Torino.

Ford_Mustang_Torino_1963

1964, el coupé biplaza

Una de las posibilidades que barajan los responsables de Ford es ofrecer también un Mustang biplaza, más corto pero con la misma silueta, para hacer frente a los modelos europeos como los Jaguar, MG y Austin.

Ford-Mustang-1964

1965, un cuatro puertas

El éxito del Mustang es tal que en Ford se apresuran a pensar en nuevas variantes para aprovechar el tirón del modelo. Una de esas propuestas fue el modelo de cuatro puertas que nunca llegó a convertirse en realidad.

Ford-Mustang-1965

1966, mirando a Europa

Otra de las alternativas planteadas fue una carrocería familiar de dos puertas, al estilo ‘shooting brake’ de algunos modelos europeos, para diferenciarse de un clásico familiar de gran capacidad y conservar el aire deportivo.

Ford-Mustang-1966

1966, deportivo radical

Buscando soluciones para actualizar el Mustang original, Ford desarrolla este Mach I Concept que se presenta en el Salón del automóvil de Detroit de 1966. Aunque algunos detalles de estilo se incorporaron en el Mustang II, no llegó a producirse.

Ford_Mustang_1966

1971, renovación total

Crear el sucesor del Mustang es complicado y los diseñadores buscan un estilo completamente nuevo. Lo único que queda en este prototipo que recuerde al Mustang original es la insignia del caballo en el frontal.

Ford-Mustang-1971

1971, más cerca del sucesor

Aunque la silueta definitiva no fue ésta, el frontal prefigura la vuelta a los faros separados de la parrilla de la segunda generación y que en las últimas actualizaciones de la primera desapareció para dar paso a una parrilla completa de lado a lado.

Ford-Mustang-1971

1971, se buscan ideas

Ford encargó al estudio de diseño Ghia, propiedad de Ford en Italia, la realización de dos propuestas para el nuevo Mustang. El resultado era muy elegante pero poco acorde con el estilo que buscaba entonces la marca.

Ford-Mustang-1971