Los cameos de Ford en la saga de James Bond a lo largo de la historia

noviembre 5, 2015

Hoy se estrena Spectre, la vigésima cuarta entrega de la saga James Bond. Pero como todos sabemos, el ficticio espía inglés no habría podido seducir a bellas mujeres, salvar el mundo , ni protagonizado espectaculares persecuciones sin disponer de maravillosos coches de alta gama. Durante los últimos 53 años le hemos visto conducir todo tipo de vehículos en función de las necesidades o las dificultades que presentara el enemigo. Eso sí, todos han sido potentes y elegantes. A la altura de un dandi inglés.

Para ir calentando motores, os enseñamos los mejores cameos en los que la familia de vehículos Ford han ayudado a triunfar en sus peligrosas misiones.

 Agente 007 contra el Dr. No (1962)

El Ford Anglia fue el primer vehículo en salir en una película de James Bond. Durante las primeras escenas de «Dr. No» un jefe de la inteligencia británica llamado Strangways es emboscado y asesinado en su Anglia 105E .

Dr.-No-Anglia

 

Goldfinger (1964)

El Lincoln Continental (marca propiedad de Ford, que solo se comercializa en EE.UU.) fue el lugar para el descanso final del gánster Sr. Solo. Después de negarse a participar en la operación Grand Slam, el Sr.Solo y su coche son triturados en el depósito de chatarra por el malvado Oddjob.

Goldfinger-Continental_02

 

El Mustang ha tenido un importante protagonismo a lo largo de la saga. Su primera aparición fue en Goldfinger donde la bella Tilly Masterson conduce la primera edición del Ford Mustang de 1964 en versión convertible con el que intentaba escapar del Aston Martin DB5 de Sean Connery.

 

Goldfinger-Mustang-1024x768

Operación trueno (1965)

En esta escena, Conde Lippe conducía un Ford Fairlane pocos segundos antes de estallar en pedazos al ser alcanzado por un misil que le dispara Fiona Volpe desde su moto. La escena fue filmada en Reino Unido en la pista de Silverstone.

 

Thunderball-Fairlane-Skyliner

 007 al servicio secreto de su majestad (1969)

Un Mercury Cougar XR7 convertible (otra marca propiedad de Ford en el momento en el que se filmó la película) fue la estrella de otra memorable persecución de coches Bond. Al tratar escapar de los secuaces de Blofeld, Bond se encuentra con una carrera en una pista de hielo y se lleva por delante a una colección de Ford Escort Mk1.

 

On-Her-Majesty-Secret-Service-Cougar

Diamantes para la eternidad (1971)

Esta escena forma parte de una de las persecuciones más famosas de coches en la saga de James Bond. Un Ford Mustang con motor V8 y 304 CV de potencia protagoniza una persecución por Las Vegas entre la Policía y el propio Bond. Para conseguir dejarlos atrás, se introduce en un callejón tan estrecho que lo recorre a dos ruedas para dar esquinazo a los agentes. Como anécdota, en la huída el coche entra en el callejón sobre las dos ruedas derechas, y sale apoyado en las dos izquierdas, un fallo de raccord producido al usar las imágenes de dos tomas diferentes.

 

Diamonds-ar-Forever-Mustang-

 La espía que me amó  (1977)

‘Tiburón’, uno de los villanos de esta entrega, y algunos de sus secuaces utilizan un Ford Taunus para perseguir a Bond. Inesperadamente el parabrisas se activa con pintura, el conductor pierde el control en la carretera y el coche acaba atravesando un granero en la ladera de una montaña. ‘Triburón’, como siempre, sale ileso.

 

The-Spy-Who-Loved-Me-Taunus

 

El mañana nunca muere (1997)

Esta famosa escena ofrece un toque moderno a la persecución de coches tradicionales. Bond conduce su coche por control remoto desde el asiento trasero mientras es perseguido por algunos malos en un Ford Scorpio.

 

Tomorrow-Never-Dies-Scorpio

 Muere otro día (2002)

Jinx, una cualificada agente de la CIA, se presenta en el palacio de hielo del villano Rupert Graves en Islandia al volante de un Ford Thunderbird 2002. Ford aprovechó la película como escaparate de su 11ª generación del “pájaro de fuego”. El modelo fue lanzado como una Edición Limitada 007 pintado en un color coral igual al de la película.

 

Die-Another-Day-Thunderbird

 Casino Royale (2006)

¿Qué coche conduce Bond cuando no está involucrado en una persecución? La respuesta es un Ford Mondeo, un coche a la altura de las circunstancias del momento. En la escena, Bond se dirige a las Bahamas para desarticular una célula terrorista.

 

Casino-Royale-Mondeo

 

Quantum of Solace (2007)

La chica Bond Olga Kurylenko, estrenó la segunda generación del Ford Ka (un modelo que aún estaba en etapa de pre-producción cuando se filmó la película) en una secuencia de persecución por las calles de Port-au-Prince al principio de la película.

 

Quantum