Nuevo Ford Focus ST, diversión asegurada en el circuito y en el día a día

marzo 4, 2019

Este verano el Nuevo Focus ST y sus 280 CV llegarán a los concesionarios Ford. Se presenta con carrocerías de cinco puertas y Sportbreak para que siga siendo elegante, cómodo y práctico. Pero tú sabes que lo que lleva bajo el capó es lo que te va a conquistar…

Ford Performance, la división encargada de los Ford de altas prestaciones, pone su sello en el recién estrenado Focus ST, la versión del compacto que hará latir más rápido tu corazón. La nueva configuración de la suspensión, frenos y motor permiten que sea más ágil y que su capacidad de respuesta mejore tanto en carretera como en el circuito. Seguro que estás deseando hacer unas tandas.

Para que sepas a qué te enfrentas, te diremos que el nuevo Focus ST sube un 12% la potencia respecto a su antecesor: el motor de gasolina 2.3 tiene 280 CV y es el más ‘bestia’ ofrecido hasta la fecha en esta versión. También es el que mejor aceleración proporciona: se estima que pasará de 0 a 100 en menos de 6 segundos. Además, la tecnología anti-lag del Ford GT se une al cóctel para que la entrega de fuerza sea inmediata en los modos Sport y Track Drive. Por su parte, el propulsor diésel 2.0 tiene 190 CV; también es la mecánica de gasóleo más potente asociada jamás a un Focus. Su aceleración es inmediata y lineal, justo lo que se espera de un modelo así.

Esta fuerza se gestiona mediante cajas de cambio manuales (más rápidas, de recorridos más cortos y que hacen el punta-tacón por ti… si quieres) y automáticas de seis y siete marchas, respectivamente. Añade la tecnología de programas de conducción configurables, que se incluye por primera vez en el Focus ST para adaptar el carácter del vehículo a distintos escenarios. La amortiguación variable continua, preparada para lograr el máximo rendimiento, redondea el conjunto. Pero hay más…

 

Una primicia: diferencial autoblocante electrónico

Por primera vez, Ford emplea este dispositivo en un vehículo de tracción delantera; el resultado es una mejora de la actuación del Focus ST en las curvas. La respuesta a los cambios de adherencia se acentúa y el modelo obedece antes tus órdenes gracias a una actuación preventiva controlada por ordenador. Estas tecnologías permiten que este Focus tan rabioso pase de Dr. Jekyll a Mr. Hyde con sólo pulsar un botón. «Hemos incorporado lo aprendido con los Ford GT y Focus RS para desarrollar un coche de altas prestaciones medio con un grado de versatilidad único en su segmento», comenta Leo Roeks, director de Ford Performance Europa.

Eso significa que puedes ir tranquilamente por la carretera y acto seguido pasar a las pistas, siempre acompañado de la banda sonora de su motor, para desfogarte un poco. Allí será donde notes las ventajas del Pack Performance, que ajusta la respuesta de la amortiguación y proporciona un modo de conducción específico para circuitos: actívalo mediante un botón en el volante. Prepárate para una agresividad mayor y para el control de arranque rápido en trazados. Repetirás una y otra vez.

El Ford Focus ST tiene ahora una dirección más viva (sólo hay dos vueltas de tope a tope) y discos de freno más grandes: la sensación de precisión a sus mandos es absoluta y se complementa con la buena actuación de los neumáticos Michelin Pilot Sport 4S, con especificaciones exclusivas para el modelo.

 

Tan Focus ST por dentro como por fuera

Para que sus intenciones queden claras desde que abres la puerta, el interior del Focus ST muestra todo lo que esperas en un coche pensado para hacerte disfrutar: un cuadro de mandos con relojes que señalan la presión del turbo y del aceite, además de su temperatura, asientos Recaro y un volante deportivo. El pomo del cambio es de aluminio, el pedalier es de aleación, hay elementos decorativos metálicos y plateados satinados, las costuras van en contraste… no falta ni un detalle.

En cuanto a su exterior, destacan un alerón trasero más grande, llantas de diseño único, elementos aerodinámicos optimizados o la doble salida de escape. Entre su equipamiento encontramos las tecnologías de conectividad SYNC 3 o ayudas a la conducción como el control de crucero adaptativo, el sistema de estacionamiento activo o el asistente de maniobra evasiva, que ayuda a evitar vehículos parados o más lentos. La seguridad no está reñida con un espíritu (muy) deportivo.